Les dejo, pues, un microcuento que escribí hace muchos años y que aparecerá dentro de poco en un libro titulado La caída del mundo:

Miraba la palma de su mano derecha. La línea de la vida se le interrumpía justo a la mitad. Creía tanto en los designios de la quiromancia que se suicidó.

Anuncios