La conversación como deporte extremo: eso es lo que parece el entusiasta intercambio de frases que se tienen dos señoras en la mesa de al lado. En algún momento una le dice a la otra: “En la literatura una equivocación es algo poético, metafórico, pero en la vida real una equivocación no es una equivocación sino una metáfora real”. Yo, por supuesto, respiro con dificultad. Y me río.

Anuncios