La caída múltipleHace algunos días me entregaron los ejemplares de La caída del mundo, mi primer libro de cuentos, segundo de narrativa, sexto en el conjunto de mi obra publicada (¿ya puedo optar al Nobel?) y me enfrento al asunto de tener que buscar lectores (eufemismo para “tener que buscar venderlo”), tarea complicadísima por donde se la vea. Veamos:

Primero, la librería Caminante, que de manera tan amable ha aceptado siempre los ejemplares de mis libros, lleva varios días cerrada con una sola pista sobre su futuro: “Abriremos el lunes 7 de septiembre”. El cierre temporal de la librería coincide con la puesta en vigencia del nuevo régimen de facturación electrónica de la DEI (creo que así le llaman), por lo que me permito suponer que todo se debe a una puesta a punto de la librería en términos de no dejar de abastecer al fisco (en otras palabras “en términos de no dejar de patrocinar a los ladrones del Estado”).

Luego está el asunto de siempre, la realidad de siempre en este pueblo nuestro: “prefiero comprar ocho cervezas que un libro del tal GR”; “prefiero gastarme quinientas bolitas en un libro de autoayuda que gastar doscientas en un libro del tal GR (ni gran cosa que fuera…)”; “prefiero decir que soy catracho y apoyar lo nuestro con likes en Facebook que, en efecto, apoyar lo nuestro comprándole un libro al tal GR”; “prefiero depositar doscientas bolitas como ofrenda en la iglesia que depositarlos en las manos del tal GR, autor de un libro que a nadie interesa”; cosas así, inobjetables, irreprochables.

En los próximos días estaré informando sobre los puntos de venta del libro tanto en San Pedro Sula como en Tegucigalpa (los dos polos culturales más importantes del mundo, después de Olanchito, por supuesto), sobre las fechas y los lugares en donde me dejaré ver como autor de este libro (para hablar acerca del proceso de escritura y edición de sus cuentos desde el punto de vista de la hermenáutica poschapinesca) y sobre los horarios para el café o las cervezas.

Mientras tanto, hagan sus apartados o pidan directamente el libro al correo mimalapalabra@gmail.com o a la cuenta de Twitter @mimalapalabra. Tenemos a una persona encargada de las entregas dentro de San Pedro Sula. Para entregas fuera del territorio jampedrano (incluido el extranjero) estamos recurriendo al Correo Nacional.

El precio de pre-venta del libro dentro del territorio jampedrano es el equivalente a ocho cervezas en cualquier estanco o pulpería, es decir, Lps. 200.00, y no durará más allá de la fecha del lanzamiento oficial, es decir, muy pronto. El precio de venta para envíos dentro del territorio nacional o fuera de éste varía en función del costo de envío por correo.

No me permitiría recomendarles este libro si no supiera que es buenísimo. Así que pónganse pilas, que la edición es limitada. Además, en caso de no gustarles el contenido, siempre puede servirles como decoración ya que la cubierta es una belleza.

La caída del mundo, lleve-lleve, lleve-lleve…

Anuncios