Una amiga argentina, Verónica Gudiña, administra el sitio Poemas del Alma, en donde semanalmente publican entrevistas con escritores de distintos países. Estas entrevistas tienen una particularidad: se componen de sólo 5 preguntas y las respuestas no deben sobrepasar los 140 caracteres, que es, como ya deben saber, el límite de caracteres para un tuit. Así que esta vez me tocó a mí y el resultado de esa entrevista es lo que sigue:

El escritor y profesor hondureño Giovanni Rodríguez, quien hace algunas semanas fue noticia en Poemas del Alma por haber ganado el Premio Centroamericano y del Caribe de Novela Roberto Castillo con Los días y los muertos, tiene varios libros en su haber.

giovanni rodriguezTal vez algunos de ustedes lo conozcan como creador de propuestas como Morir todavía y Las horas bajas, o a lo mejor recién lo descubren y quieren sumar a sus bibliotecas una obra suya. Si es así, además de los títulos ya mencionados pueden tener en cuenta alternativas como Ficción hereje para lectores castos, Melancolía inútil, Café & Literatura y La caída del mundo.

Hoy este autor que en la red social de los 140 caracteres acumula más de 500 seguidores es quien nos deja saber más sobre su vida y su carrera a través de cinco respuestas de extensión limitada que se ajustan al formato breve de esta sección de entrevistas por Twitter bautizadas hace ya algún tiempo como tuittrevistas. ¡A disfrutar entonces la posibilidad de dejarse cautivar por el talento de Giovanni Rodríguez!

Tienes experiencia en diversos géneros literarios. ¿Cuál te hace sentir más cómodo? ¿Razones?
– Cambiaría “comodidad” por “placer”. La alegre tensión que me genera la escritura de una novela no se da cuando lo intento con otros géneros.
Al repasar tu trayectoria, ¿en qué aspectos consideras que has crecido, dónde adviertes una evolución notoria?
– Creo que ahora escribo con mayor seguridad y confianza. Sé que ya no me tiemblan las piernas al caminar por el campo minado de la ficción.
¿Qué crees que le aportan tus obras a la literatura hondureña?
– La literatura hondureña no es amplia y sí, en cambio, se ha empobrecido en los últimos años, así que no será tan difícil aportar algo nuevo.
Aquellos que aún no descubrieron tus libros, ¿qué clase de experiencia lectora se están perdiendo?
– Probablemente la alegría, el humor, que buena falta le hace a la narrativa hondureña reciente, pero también la búsqueda de la palabra justa.
¿Cuáles son las mayores satisfacciones que, hasta el momento, has tenido como escritor?
– La certeza de que lo que escribo a veces influye poderosamente en algunos lectores, independientemente de qué clase de escritor sea yo.

Anuncios