El 2016 resultó ser un año interesante. Publiqué una nueva edición de Café & Literatura y otra de Ficción hereje para lectores castos. También obtuve un premio importante, que posibilitó la edición del texto (mi novela Los días y los muertos) por parte de la Editorial Universitaria. A la espera de que me confirmen la fecha para la presentación de esa nueva novela en Tegucigalpa (tentativamente a principios de febrero), tengo entendido que algunos ejemplares ya empezaron a circular en esa ciudad desde diciembre. Es una buena noticia porque significa que ya no hay que esperar mucho más para leer el libro. Además, me confirmaron que una editorial importante de Costa Rica está interesada en publicarme una novela.

2017 también empieza a ser interesante. Hace algunos días recibí la invitación para participar en el encuentro de escritores Centroamérica Cuenta, que se desarrollará en mayo en Nicaragua. He de compartir ahí con una buena cantidad de escritores de un montón de países durante cinco días, y he de integrar una o dos mesas de discusión cuyos temas aún no han sido definidos. Será una buena oportunidad para hacer que mis libros salgan de Honduras. Y aprovechando el envión, intentaré entrevistar para Literofilia a unos cuantos escritores que admiro.

El resto del año espera también con otras cosas buenas: mis artículos mensuales en la columna “Lo demás es ficción”, de Literofilia; la edición de Literatura Portátil, una página que inicié el año pasado y en la que publico reseñas, artículos, ensayos, entrevistas y cuentos de autores hondureños y extranjeros; unos cuantos proyectos editoriales con mimalapalabra, entre los que están la novela de Raúl López Lemus que ganó el premio Mario Monteforte Toledo en 2014, los cuentos de otro buen narrador hondureño que anunciaremos más adelante, una recopilación de relatos hondureños y quizá la edición de un nuevo libro de cuentos mío… En fin. La cosa estará entretenida. Hasta la próxima.

Anuncios